Mi pequeño homenaje al 8M

Ayer dia 8 de marzo del 2021 en “la 2” programaron la película “Alien, el octavo pasajero”. Y me vino a la cabeza una de mis pequeñas reflexiónes frikis: “emitir esta película en este día, es un acto de reivindicación de las heroínas en el cine el día más indicado…y en la 2”.

Mientras veía la película, empecé a crear en mi cabeza en una lista de heroínas de mi infancia y del mundo del cine que me marcaron.

Como la considero una película de culto que cambio un género o más de uno (ciencia ficción, terror y acción sobre todo en su secuela dirigida por James Cameron), y pienso que es un ejemplo perfecto de como una mujer puede ser la heroína de la película sin tener que caer en tópicos o clichés.

Año 1979, Ridley Scott, con 11 millones de dólares de presupuesto que transformo en 106,3 millones de recaudación y donde una desconocida Sigourney Weaver, sería la protagonista de este filme, que cambiaría el género de terror y ciencia ficción desde su estreno.

¡Y entonces…Llegaron ellas!

La hermana Sara (Shirley MacLaine) en 2 mulas para una mujer, Valeria en Conan (Sandahl Bergman), La teniente Ripley en alien (Sigourney Weaver), cualquier personaje principal de las películas de animación del estudio Ghibli y Hayao Miyazaki, Leeloo en el quinto elemento (Milla Jovovich), una embarazadísima Frances McDormand actuando en el papel de Marge Gunderson como jefe de policía de Minnesota en fargo… y así podríamos seguir largo y tendido.

Cuando hablo de un personaje fuerte o heroico interpretado por una mujer en mi infancia/adolescencia en los ochenta/noventa, me refiero a películas clásicas (de antes del 2000 normalmente), ya que considero que en las películas contemporáneas el mérito no es tanto, ya que es una época muy distinta a los años 70´s / 80´s /90´s y se suelen hacer personajes femeninos heroicos, en el que las mujeres (normalmente sin generalizar mucho) intentan ser tan contundentes como los “hombres de accion” que son puro musculo y fuerza, haciéndoles perder gran parte de su atractivo como personajes y dando un poco la apariencia de “machirulos”.

Que un personaje femenino tenga que ser heroico o fuerte, no significa que ese personaje se tenga que comportar de la manera que haría un hombre duro o de acción, siendo mal hablada, riéndose de los débiles, sin mostrar compasión o soltando tacos constantemente, que son clásicos comportamientos de los héroes de las décadas de los 80 y 90 (que ojo, también tienen su gracia, si se usa de manera que el héroe masculino en cuestión, quede retratado como un bruto o un simple, de manera que se le humaniza y podemos alejarnos del estereotipo de máquina de matar de pocas palabras).

El personaje del hombre sin nombre de la trilogía del dólar protagonizada por Clin Eastwood, es un ejemplo de hombre de pocas palabras, pero en este caso para bien. Los diálogos en las 3 películas pueden entrar en un solo folio y su gracia reside en este caso en que cada frase que suelta es graciosa o con más de un sentido normalmente.

De hecho, el uso de la fuerza por la fuerza, cosa muy de moda en esas décadas, en el caso del personaje femenino puede tener su gracia como contraposición a algún personaje masculino de corte machista y maleducado, pero si se usa como base para el personaje, al parecerse tanto a un héroe masculino, se desdibuja y pierde la esencia que hace especial a una heroína.

De los personajes anteriormente citados podemos ver que cada una de las protagonistas heroicas se diferencian por su personalidad y no siguen un canon preestablecido (como podría ser Swarzeneger/Stallone en su época dorada de acción), además de vivir en mundos muy diferentes e interactuar con ellos de maneras muy diferentes, sin perder el lado femenino que es el que hace para mi atractivos a estos personajes, en un mundo donde la regla era que el héroe siempre fuera hombre y tuviera que salvar a la mujer constantemente, con que el personaje fuese femenino ya lo hace en parte interesante, por salirse de la norma de la época.

La hermana Sara (Shirley MacLaine)

Nuestra queridísima Shirley MacLaine, fuma, bebe, dispara, miente y contrabandea con armas y dinamita, y trae de cabeza durante toda la película al pobre Clint Eastwood, que cree que está tratando con una monja de verdad. Este personaje me encanta por cómo consigue domar a un personaje(el de eastwood), que en principio es solitario y no suele fiarse de nadie y ahí está la gracia, por fiarse de la monja, comenzará en una serie de desventuras que hacen del personaje de Clint Eastwood casi un personaje cómico/acompañante XD.

Valeria en Conan (Sandahl Bergman)

Esta bailarina y actriz, nos trajo un personaje bárbaro creíble, que huía de todos los tópicos inimaginables. Personaje fuerte y adaptado a una época dura, creíble en la lucha y en el uso de la espada. Cuando avanza hacia los enemigos lo hace con fuerza y el gore de la película ayuda a darle más realismo a esta amazona y su espada. Cualquiera no puede enamorar a Conan y traerlo de vuelta a la vida, que no es poca cosa.

La teniente Ripley en Alien (Sigourney Weaver)

Poco hay que decir de Ripley, teniente, autosuficiente, demuestra en las 2 primeras películas de alien como se puede desenvolver en un mundo de hombres, tanto a bordo de la Nostromo un carguero comercial de la clase Juggernaut o manejando un exoesqueleto en medio de una nave de combate llena de marines macho alfa para zurrarse de lo lindo con la reina alien, en una lucha de madres y razas como nunca se ha visto en el cine. Ripley es el único humano que puede hacer temblar a un Xenomorfo y eso amigos míos, no lo ha conseguido ningún hombre.

Ghibli y Hayao Miyazaki

Cualquiera de sus personajes es un mundo en sí mismo y nos representa cosas diferentes en cada una de las historias, pero todos son personajes fuertes que se harán más fuertes durante las películas.

San, en la princesa mononoke, es un personaje salvaje, con la fuerza de la naturaleza que defiende al espíritu del bosque.

Las adorables hermanas Mei y Satsuki de la increíble mi vecino totoro, que, con su combinación de ternura y determinación, nos harán correr aventuras acompañadas de una serie de maravillosas criaturas suavecitas y peludas.

O Chihiro en su viaje hacia la salvación de sus padres, en un mundo fantástico lleno de espíritus y de la cultura japonesa.

Leeloo en el quinto elemento (Milla Jovovich)

Leeloo es la combinación de belleza, fragilidad y fuerza. Este personaje nos enamoró a todos los adolescentes a finales de los años noventa. El atractivo de este personaje con pelo naranja e interpretado Milla Jovovich es su ingenuidad y aparente fragilidad, combinado con que sea un arma definitiva y una semidiosa. Bueno, reconozcamos que un traje hecho con cinta aislante blanca también ayudó.

Frances McDormand de Marge Gunderson en Fargo.

Jefe de policía, embarazada, tranquila y aparentemente ingenua, durante toda la película veremos que su presunta ingenuidad de pueblerina, no hace más que esconder una inteligencia e intuición casi sobrenatural, con la que sonsacará toda la información necesaria para resolver su caso. Un ejemplo de que una heroína no tiene por qué ser atlética o un bellezón escultural. De hecho, puede ser una mujer de pueblo embarazada, rodeada de hombres inútiles.

Un personaje es fuerte cuando no tiene la necesidad de demostrar su fuerza constantemente.

Próximamente creare una serie de camisetas de heroínas del cine clásico para http://www.wobiru.com.